Nuestras casas deberían ser un lugar de confort, donde podamos relajarnos y ser nosotros mismos.Una casa no tiene porqué ser perfecta, ni estar decorada para impresionar, sólo tiene que transmitir tu personalidad, ser como tú mismo.

Aunque hay muchas veces que te guste un espacio, que te parezca precioso, eso no significa que te sientas cómodo en él, como una habitación de hotel estupenda, que te encanta, pero a la que no podrías llamar hogar, o un restaurante iluminado perfectamente con luz tenue, que te encantaría tener en tu salón, pero tú necesitas más luz para vivir.

Para crear un espacio bonito puedes coger ideas de revistas y te quedará genial,  pero ¿cómo puedes hacer para que el espacio que decoras sea completamente el tuyo?

Y es que en la decoración señores hay 2 partes, una es la funcional y la otra, igual de importante:

es dotar tu casa con ALMA, con mayúsculas.

casa con alma

La mayoría de la gente no puede decorar una casa completa de golpe, o tienes que pensarte muy bien en qué inviertes por que tu presupuesto es limitado, o esperar a las rebajas, o tienes piezas heredadas y sinceramente, a mí me gustan más las casas hechas así, a fuego lento, no las montadas de golpe, eligiendo poco a poco, y gozando de cada hallazgo, aunque esto siempre puedes hacerlo si empiezas bien la base.

A no ser que contrates un interiorista que cace tus deseos rápidamente y lo puedas hacer de golpe y bien, aunque lo vayas enriqueciendo poco a poco, la única manera de hacerlo a lo largo del tiempo es haciendo un plan claro  y flexible, que se pueda adaptar a la idea inicial, aunque no sea exactamente la misma y la vayas adaptando,  ya sea porque encuentras algo que te encanta o porque por precio no vas a encontrar lo que buscabas.

Esta planificación tiene 2 partes: La Parte funcional pura y dura y la parte  subjetiva o emocional.

Para hacer la primera parte, la funcional tienes todos estos consejos que te recomiendo que leas en orden:

Tip 1 El espacio vacío

Tip 2  La lista de imprescindibles

Tip 3 El plano a escala

Tip 4 cómo hacer bien el plano

Tip 5 La distribución

Tip 6 Distancia a la TV

Tip 7 medidas mínimas mesa

 

Con todo esto en mente y sobre todo con el plano a escala sin el que no puedes salir de casa nunca más… (recomiendo llevarlo en el móvil en modo fotografía), iremos a la siguiente parte, a la subjetiva:

Cómo dotamos con alma tu casa, y lo primero es lo primero:

La Inspiración:  busca algo que te sirva de punto de partida, un cojín, un estampado, una foto de una revista, que te recuerde cómo quieres que sea ese espacio, y no vale sólo con elegir una paleta de colores, es más que eso, nos habla del estilo que queremos darle, así cada compra o decisión que hagamos será coherente y seguirá un mismo objetivo y finalmente el resultado será muy parecido a lo que buscas y te hará feliz.

Las sensaciones: Si tienes un estilo muy determinado, enhorabuena, lo tendrás más claro para empezar, pero incluso aunque no tengas un estilo muy definido también puedes decorar y que te quede bien, si sabes qué sensaciones quieres que transmita  la habitación:

Sólo tienes que preguntarte cómo quieres que sea: ¿Confortable?¿Alegre?¿Elegante?¿Energético?¿Atemporal?¿Señorial?¿Casual?¿Juguetón?¿Eclectico?¿Femenino?¿mediterráneo?

Aún así, muchas veces  es más fácil saber lo que no quieres,  así  puedes hacer una lista de las cosas que aborreces y a partir de ahí por eliminación o contraposición definir lo que sí quieres.

Por ejemplo en mi caso aborrezco el dorado, en todas sus versiones, ya sea cobrizo, mate, brillo, liso o satinado, me hace pensar en lujo mal entendido, en el brillo, la ostentación y el glamour y los excesos, lo falso, el epatar, la burguesía exponiendo sus posesiones en una vitrina…

El dorado es muy propio del art decó y el Hollywood regency, así que en mis decoraciones nunca entraría, en cambio me encanta la plata, si tengo que añadir objetos brillantes a un espacio los añadiría plata, sin duda, pero esto es muy personal, y ahora está muy de moda el oro y el cobre, por lo que puede que a otro le encante, y todas las opciones son correctas, sobre gustos no hay nada escrito.

….Nunca te limites por estilos predefinidos, no funcionan salvo para crear un escenario, el estilo es personal así que haz el tuyo, debe reflejar lo que buscas y lo que quieres.

.

Un consejo que te daría es que no compres un conjunto combinado de mesa de comedor mesa de salón o todo igual, es mejor que vayan en la misma línea, pero que no vayan a juego, y si hay alguna pieza que rompa todo le añadirá interés.

No hay nada erróneo en cuanto a estilo se refiere, no tengas miedo que es imposible meter la pata, si el espacio cumple las funciones para las que lo diseñaste (y no has metido muebles que ocupen más de lo necesario), si el espacio transmite las sensaciones que querías transmitir  y refleja tu personalidad, estará bien.

En pocas palabras, si está bien para ti estará bien para todos, por que el karma se transmite, y si estás contento lo estará tu casa, y vicebersa…, y sí, las casas tienen karma y alma, no lo dudes.

casa con alma

Nuestras casas deberían ser un lugar de confort, donde podamos relajarnos y ser nosotros mismos. Una casa no tiene porqué ser perfecta, ni estar decorada para impresionar, sólo tiene que transmitir tu personalidad.