Si, hay cosas en mi nueva casa de alquiler que son feas, francamente feas, sin paliativos, ni antiguas ni setenteras, si no feas, con todas las letras, y una de ellas, quizá la que más era el espejo de la entrada. Un inmenso espejo de suelo a techo,y 3 metros de largo,tenía biseles y no sólo en el borde, si no que también los había por todas partes, incluso  tiene biseles en diagonal:

 biseles en diagonal

biseles en diagonal, a quién se le pudo ocurrir

Y no creais no, la cosa no acababa ahí, está bordeado por un filo dorado y una suerte de marco de madera con florecillas estampadas, si estampadas, (yo no se donde diablos se puede conseguir eso):

Detalle florecillas y filo dorado, el pulso me tiembla

Detalle florecillas y filo dorado, el pulso me tiembla,perdonad la foto

Así que aquí el vinilo no nos valía, por un lado no quería tocar ese marco de flores, no fuera a ser que se estropease esa “maravilla” de marco floreado, y por otro lado no me disimularía esos biseles en diagonal (¿Pero a qué mente calenturienta se le ocurre poner espejos con bisel en diagonal?). Lo mismo me ocurría con el papel pintado, a ver si las flores se iban a destrozar una vez que me tenga que ir de esta casa y por lo “únicas” que son el dueño las quiere conservar…

Pasé varios días pensando qué podía hacer con él de forma rápida, sencilla, y económica, primero con planchas de madera pintadas de blanco, pero el anclarlas a la pared iba a ser un engorro, así que lo descarté, no quería taladrar la pared, pensé incluso en dejarlo tal cual y comprar una inmensa bola de discoteca para que estuviese al tono y el que entrase flipase…, la verdad es que el asunto me tenía desesperada y de pronto se hizo la luz!!!

polipielExiste una maravilla sintética de plástico puro que se llama polipiel,  también la llaman piel ecológica, puesto que no hay animales muertos de por medio, que se vende por metros en tiendas de tapicería, y que existe en diversos acabados, ante, charol, cuero envejecido y con texturas, imitando al cocodrilo, a la piel de serpiente…, las ventajas que ofrece sobre una tapicería convencional son que no tienes que coserlas ya que no se deshilachan los bordes, así que puedes cortarlas a medida, sin tener que coser los bordes después y puedes hacer que las piezas casen perfectamente entre sí y pegarlas con pegamento.

 

 

Armada con varios metros de esta maravilla procedí a pegar esta suerte de tejido-no tejido con velcros que aguantan todo lo más pegado al techo que pude y dejando unos centímetros de margen a ambos lados (que cortaría después con un cutter), pero no aguantaron el peso, perdón corrijo, al ser la pared de gotelet (otra gran idea aberrante de alguna mente lúcida) no aguantaban bien el peso. Así que cogí una grapadora industrial, de las que se usan para tapicería y subida a una escalera fuí grapando la polipiel cada 15 cm aproximadamente lo más cerca que pude del techo…

detalle grapas

detalle grapas

 

Después, armada con un cutter corté el sobrante de los laterales, la unión entre ambas piezas en el centro la solucioné con pegamento universal, dejando que una de las piezas solapase a la otra y lo fijé todo con cinta de carrocero (la de doble cara) por detrás al espejo y al marco… después pinté las grapas de blanco con acrílico y listo!!!

despues

Hemos dejado de ver esos inquietantes biseles diagonales cada vez que entramos en casa…, qué paz

¿Os ha gustado?

No olvideis suscribiros, algún día conseguiremos enviar newsletters: